Las señales de tránsito más incomprendidas

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La calidad de la educación vial de los colombianos se evidencia en la alta accidentalidad, producto del desconocimiento de las normas y señales de tránsito, así como de la desacertada interpretación que de ellas hacen quienes van al volante.

El departamento de Reconstrucción de Accidentes de Tránsito de Cesvi Colombia ha podido establecer a lo largo de su servicio en los últimos años cuáles son las señales de tránsito que más se desconocen o de las que se tergiversa el significado.

Señales preventivas
Dice el Manual de Señalización del Ministerio de Transporte que las señales de tránsito preventivas son aquellas que 'tienen por objeto
advertir al usuario de la vía la existencia de una condición peligrosa y la naturaleza de esta'.

Así, la ubicación de estas señales se da en función de la velocidad de tránsito en ese lugar específico de la vía y de la distancia a la que se encuentre la condición peligrosa.

La velocidad y las señales reglamentarias
Más allá de que la mayoría de las vías colombianas están diseñadas para un rango de velocidad bajo, y que en los últimos años se ha venido renovando el parque automotor -con su consecuente posibilidad de lograr mejores promedios de velocidad y consumo de combustible, ¿en qué rango de distancia opera una señal reglamentaria de velocidad máxima?

Las señales reglamentarias de reducción de velocidad no tienen un rango definido, son ubicadas generalmente para que el conductor disminuya su velocidad ante la aproximación de un elemento o cambio sobre la vía que genere un riesgo de accidente. Es decir, hay que respetarla apenas se vea, teniendo en cuenta que permanece hasta que aparezca la señal que indique otra cosa.

Existen señales que anteceden varios pasos peatonales, intersecciones o un conjunto de curvas en las cuales se debe circular a la velocidad que reglamente la misma. En algunos casos, la señal de Límite de velocidad acompaña señales preventivas como la Zona Escolar y debe entenderse como que debe reducirse la velocidad al límite expresado (en la foto, 30 km/h).

Señales Informativas
Dentro de las señales informativas que más se desconocen son los postes de referencia, es decir, esos postecitos blancos que se encuentran generalmente ubicados en las bermas y zonas verdes de las vías rurales.

Señales Horizontales
¿Qué son esos triángulos pintados de blanco en el pavimento? A esta frecuente pregunta hay que responder que es una señal de marcación de Ceda el paso, que hace unos 10 años se reformó en la forma actual, así sin textos ni leyendas para alinearla con la norma internacional.

Esta señal es un complemento de la señal vertical SR-02 Ceda el paso. Algunos conductores creen que simplemente está marcando el carril por donde se circula. Se debe verificar el flujo de tránsito sobre la vía a la cual se va a ingresar; si el ingreso es imposible, detener el vehículo hasta que se pueda.

Éstas y la vertical se utilizan cuando hay visibilidad; cuando no, se utiliza la señal de PARE. Otros dispositivos Los Delineadores de Curva son dispositivos reflectivos que le informan al conductor sobre el cambio brusco en la dirección de una vía, es decir, la presencia de una curva.

Son valiosos para los conductores en la noche. Se recomienda disminuir la velocidad y circular con precaución hasta tanto no se tenga certeza sobre el final de la curva.

En cuanto a los delineadores de obstáculos, algunos conductores piensan que simplemente ahí hay un obstáculo pero no entienden que la dirección de las líneas del delineador indica hacia cuál lado se debe seguir el tránsito para evitarlo.

Por su parte, frente a los semáforos siempre surge la pregunta de si con luz verde se puede cruzar a cualquier velocidad. Para esto hay que comprender que la existencia de luz verde en un semáforo indica que se tiene prelación para cruzar la vía, pero no que puede hacerse a cualquier velocidad.

Como en toda intersección, reducir la velocidad a 30 km/h permite reaccionar efectivamente ante una situación de peligro o por lo menos reducir la magnitud de las consecuencias de un choque o atropellamiento.